viernes, junio 29, 2007

AQUI

Aquí, donde te escribo mas de veinte poemas de amor que nunca lees y ninguna canción desesperada, donde lanzo sentimientos, donde almaceno los recuerdos en color sepia.


Aqui donde evoluciono, donde perdono, donde odio hasta quererte y donde te quiero hasta aborrecerte, aqui donde puedes trazar un mapa hasta el cofre de mi tesoro.


Aquí es donde vomito lo que no digiero, donde se escapa el deseo entre mis dedos y la esperanza entre el silencio roto por el sonido del teclado.


Aquí, donde el tiempo no alcanza las cosas, donde los amores muertos dejan su ilusión fúnebre y donde las letras guardan el luto de sus recuerdos, donde están todos, los que llegan; los que se fueron, los que siempre han estado.


La esencia, el fondo y todos los fantasmas.


Aquí donde soy invisible, incorpórea y donde solo tu, que me lees... puedes verme.

viernes, junio 22, 2007

TIC TAC


El tiempo se ha acelerado. Las manecillas del reloj han dado vueltas y vueltas dejando pasar los días y las semanas sin que me diera ni cuenta.

Quisiera ser como Alicia en el País de las Maravillas y convertir en realidad ese eterno sueño de escapar y sumergirme por la madriguera del conejo, tirarme a la piscina y convivir con seres de todos los tipos. Creo que todos hemos tenido alguna vez el deseo palpable de volar, de ser otros, de traspasar los muros o detener el tiempo.

Alicia, libre, espontánea e inocente. Ni se encierra en la casa del conejo, ni se instala todas las tardes a tomar el té. Tampoco tiene una definición muy exhaustiva sobre su persona, lo cual ni ella tiene claro.

No es como algunos, que creen tener plena certeza de su persona, haciendo ver que son lo que los demás quieren que sean. Ella no se engaña y dice simplemente que no lo sabe. ¿Alguien lo sabe? No, no. Ella sólo quiere correr al bosque y sentirse segura. Yo también corrí a encontrar mi bosque.

En nuestro mundo todos los valores son convencionales, al igual que las cartas del País de las Maravillas, que nos muestran el mundo tal como es. Todo depende de las reglas, cada uno tiene el valor que le ponen. Todo ya está dicho. El juego de la vida al final es tan absurdo como el partido de croquet. Por eso Alicia grita: "¡No son nada fuera de un mazo de cartas!" El mundo tal como nos quieren hacer creer es esto, un simple mazo de cartas. Y yo quiero gritar junto con Alicia. No nos encasillarán en su sistema, no seremos parte de este juego, no dejaremos de vivir nuestras maravillas y siempre correremos al bosque, a buscar la savia de la vida.

Estoy harta del personaje del conejo blanco que no hace más que sacarse el reloj de su bolsillo. Ése arquetipo dominado por el tic tac no para de caminar muy deprisa. Estoy harta de convertirme en esclava de los horarios.

De vez en cuando hace falta parar para encontrar gente como el gato de Cheshire, con quien mantener una conversación absurdamente lógica:

-“¿Me podrías indicar hacia donde tengo que ir desde aquí?” pregunta Alicia.
-”Eso depende de a dónde quieras llegar” responde el gato.
-“A mi no me importa demasiado a donde”
-“En ese caso, da igual hacia donde vayas”
-“Siempre que llegue a alguna parte”
-“¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo bastante”.

Como dijo Alicia, me parece muy aburrido y estúpido que la vida siga su curso normal. Sólo quiero andar y disfrutar del camino, no quiero llegar...

miércoles, junio 20, 2007

RARO

Qué raros son los recuerdos que nos hacen disfrutar de una felicidad de la que no nos dimos cuenta y con la que no fuimos felices, así como cuando las certezas se destruyen pienso si la realidad que tengo delante puede ser un engaño. Lo que veo puede no ser lo que realmente está ocurriendo, no tengo pruebas de que sea el mundo. De hecho, cuando sueño, o cuando deliro, también creo ver el mundo.

lunes, junio 18, 2007

ERES

Eres mi rayo de sol, de luna, mi cielo y mi estrella.
Un regalo del destino que te ha puesto frente a mi.
Un querer y poder.

Una sonrisa en mi rostro,
Un palpitar del lado izquierdo.
Un palpitar no. ¡Muchos, muchísimos!

Una ilusión, una realidad y un sentir
de tantas y tantas cosas.
¡Qué lindo que estés en mi camino!

viernes, junio 15, 2007

SOLO QUEDAN...

Estoy aquí pero no he vuelto, sigo durmiendo sobre mi jardín abandonado. Ayer abrí los ojos, se me ocurrió mirar hacia los lados y me di cuenta que en todo este tiempo ha crecido un montón de maleza que ya no me deja casi ni ver el cielo.

Y me pareció ver a una libélula estrellarse contra el falso cristal del cielo. Pero, claro, los animales no entienden de cristales ni de espejos. Chocaba una y otra vez y no cesaba en su intento de traspasar esa barrera invisible que le impedía ir hacia otro lugar.

Yo hace tiempo que dejé de intentar romper el cristal. Lo siento, ya no soy la que era antes. Soy sólo un recuerdo de lo que ahora se ensucia cada día un poco más, de ese jardín al que no para de crecerle hierba.

Me despertó un ruido como el de alguien que no quiere hacer ruido. El silencio también tiene sus propias palabras. Y el mío, a veces, no calla. Él a veces entiende mi silencio; otras veces le desquicia. Antes del llanto hay un suspiro. Antes de la indiferencia hay un encogimiento de hombros.

Mi silencio me grita ahora que corra, no importa a dónde. Me empuja el silencio a ocultar las lágrimas, me pide que no hable, que no deje hablar, que no escuche. Su silencio me grita a veces. Es su silencio el que no me deja dormir. Su silencio escapa por sus ojos y me entra por el pecho. Y, al final, entre su silencio y el mío sólo quedan palabras...

miércoles, junio 13, 2007

Y PUES... NADA

Para ser sincera, un torbellino de pensamientos contradictorios giraba por mi cabeza. Pero me quede callada. No sabía ni qué contestarme a mí misma, como para intentar verbalizar algo coherente y adecuado… ¿adecuado? Siempre pendiente de no dar un paso en falso, de no enseñar más de lo necesario.

Permanecí tumbada, escuchando esa música que me ponía tan y tan triste. Me gustaba sentirme desgarrada por dentro. Y seguía distante, agigantada, loca, con el recuerdo de mi olvido dentro, pesándome en el alma mi naufragio, hundiéndomee, en un espeso mar de cielos grises. Nada. Que no se puede decir nada.

Quería decir que eso, que lo otro, que a veces sucede que el mundo se complica, se amarga, y ya no sirve nada. Ni hablar de soledad, de insomnio, de locura, ni lamentar a voces el corazón de rana que uno tiene en el pecho. No se puede decir nada ni tanto. Llevaba días pensando en qué decir, en cómo decirlo pero siempre llegaba al mismo sitio. No se puede decir nada ni tanto. Así que me quede callada.

lunes, junio 11, 2007

PERSPECTIVA

Todo era cuestión de perspectiva. “Hacia adelante”, le gritaban “Tira hacia adelante”. Pero ¿dónde está ese “adelante”? No sabía hacia dónde tenía que dirigirse. Continuaba su camino cantando hacia afuera, como siempre, llorando hacia adentro. Su vida era agradable comparándola con otras, pero era escasa frente a sus expectativas.

Resultaba difícil Identificar qué era arriba, qué era abajo, qué estaba bien, qué estaba mal… Sólo estaba allí sin el equipaje que exigen todas las absurdas circunstancias. Se excusó anticipadamente por los grandes y los pequeños errores, por la bella tontería, por la cuerda voluntad de su timidez, esa enorme losa que cargaba desde siempre.

Por eso cuenta que cruzó el camino y callará, como siempre, para que nadie se ría, para que nadie cuestione, para que nadie sepa lo sola que se sentía.

Voy a quedarme a oscuras un segundo para reinventar aquel instante.

viernes, junio 08, 2007

COMO SI...

Como si tu recuerdo emergiera del olvido olvidado, como si por un descuido te asomaras sin permiso a los confines de aquellos días.

Como si de tu boca brotara el último beso que no nos dimos, la explicación y la confesión de que lo cierto fue incierto solo porque no era el momento.

Como si tu recuerdo emergiera por descuido y se asomara como la flor que nace silvestre, lejos de una mano que le de agua, así como mi corazón. Como si fuera tan sencillo.

CARTA CON ENTREGA

"Hola, Amor.

No da tiempo a que pueda enviarte esta carta, porque ahora mismo voy a buscarte al aeropuerto, aunque ahora no lo sepas y creas que tendré trabajo, que he de ver a mi director, que he de llevarle las correcciones. Me encantará ver tu sonrisa mientras ladeas la cabecita y me regañas con poca fe, justo antes de darme el cielo al pasar tus brazos por mi espalda.

Seguramente esta será la segunda sorpresa, cuando deslice este sobre y lo meta justo en tu cartera, y no lo descubras hasta que entres a casa y yo ya me haya alejado por la avenida a concluír mi trabajo, sin tráfico a estas horas, disfrutando de la música, los paisajes y el eco de tu perfume en el asiento.

Tan sólo quiero decirte algo, algo que me ha acompañado en esta semana que me ha faltado amanecer pegada a tu nuca.

No te he echado de menos, porque te llevo conmigo, porque estoy a tu alrededor como un fantasma amable, porque es en mi pecho donde se queja con voz grave el agua cada vez que la vida agita tu cántaro, allá donde estés.

Pero he extrañado terriblemente la sensación esa, cada vez que me miras un segundo antes de decirme algo, me ha faltado como el aire ese vértigo que me zarandea cada vez que te quedas mirando mis labios por un instante, justo antes de besarme. Los poros de mi piel están felices porque vuelves pronto, para llenarlos de ti.

Esta noche eres mío, serás mi plato de postre acabado y yo tu niña golosa y hambrienta. No me digas que es de mala educación lamer los platos, porque contigo pierdo la compostura, la vergüenza y el sentido.

Que descanses y hasta la noche cielo..."

miércoles, junio 06, 2007

SERPIENTE

Verás, cuando te muerde una serpiente dicen que rápidamente hay que sorber donde el mordisco, succionar la sangre con el veneno y escupirlo rápidamente.

Es como cuando llevas caminando todo un día y tienes sed; y tienes hambre; y estás cansado; y entonces alguien te suelta una pregunta realmente inconveniente. Impertinente incluso. Dicen que rápidamente hay que sorber donde la pregunta y escupir la respuesta rápidamente.

No creo que por eso haya que matar a la serpiente, ni decirle, "víbora mala". Las serpientes son serpientes y si te tragas el veneno en vez de escupirlo al fin y al cabo es culpa tuya.

Yo a veces soy incapaz de escupir el veneno cuando me lanzan las preguntas inconvenientes, no por las preguntas que envenenan en si mismas sino porqué veo los pensamientos y las interioridades del que muerde.

martes, junio 05, 2007

VEN

Ven y abraza este cuerpo mío, y muerde la insolencia de esta boca que me pierde, acuna con delicadeza este latido de almas, esta línea imaginaria que ya no separa donde empieza el tuyo y donde acaba el mío.

Ven y abraza este cuerpo que se eriza con pensarte, que se estremece al sentirte y que vibra al ser acariciado por las unicas manos las tuyas.

Ven y acaríciame, ata un pequeño hilo a tu meñique y hazme volar; elevame como un papalote al viento, siénteme libre porque soy tuya y deja que caiga como una pluma ligera de nuevo en tu pecho y en tu abrazo.

ULTIMO BESO

¿Cómo construir un muro de hielo justo ahora que brotaban de noche poemas encendidos? pensar que debo cerrar el coto privado del deseo.

Justo ahora que el universo giraba más de prisa, que sentía en la nuca tu aliento, tengo que apagar la llama primitiva, como una atleta que marcha hasta otro tiempo. No he podido con los obstáculos y ahora tengo que hacer un muro de hielo.

Importaba solo jugar, no perder. Siempre vuelvo con menos medallas de las que soñaba, pero en el horizonte se preparan otras olimpiadas y habrá banderas de labios, besos y ceremonias de alumbramiento.

Y al final un fuego artificial barrerá el cielo ártico. Y hara frío y pensaremos que ningún fuego artificial puede ser sombra de la aurora boreal, esa de la magia del deseo.

Me quedo en el ártico haciendo iglus con tu recuerdo y en un trineo, te mando el ultimo beso, en definitivo, el único y verdadero.

El que derritirá iglus, icebergs y hará temblar los templos de la razón. El último beso que sin Judas la historia sería un cuento.